El 24 de noviembre se ha convertido en una cita ineludible para muchos. Black Friday o Viernes Negro, como se denomina, es la fiesta del descuento con rebajas tanto online como en la calle. Ahora bien, ¿los chollos son tan chollos? ¡Ojo que estos descuentos no siempre se corresponden con la realidad!

10 consejos para aprovechar con éxito el Black Friday

  1. Comparar es ahorrar: por un lado, puedes encontrar el mismo producto a precios muy diferentes. Por otro lado, a menudo existe un producto mejor que te puede salir más barato (o con mejor relación calidad/precio).
  2. Junto al precio rebajado siempre tiene que figurar o el precio original o el porcentaje de la rebaja (o las dos cosas).
  3. Aunque sean rebajas, garantías: recuerda que si compras en persona solo están obligados a devolverte el dinero si lo que compras tiene algún defecto de fábrica. Si te arrepientes o te equivocas (unos zapatos que te van pequeños, una prenda que no te gusta) las tiendas NO están obligadas a devolverte nada (aunque muchas tienen políticas de devolución con las que si devuelves el producto te dan un vale por el mismo precio para gastar en esa tienda).
  4. Los productos rebajados tienen que tener la misma calidad de siempre: la norma no permite que se vendan como rebajados productos defectuosos.
  5. Durante unas rebajas, la tienda puede aplicar algunas condiciones especiales (no aceptar pago con tarjeta, cambiar su política de devoluciones…), pero deben anunciarlo clara y visiblemente para que todos los clientes lo vean.
  6. Guarda bien el ticket o factura porque lo vas a necesitar en caso de reclamación.
  7. Están obligados a darte una Hoja de Reclamaciones si la pides. Debes rellenarla en 3 copias: una para ti, otra para ellos y una tercera que deberás presentar en la Oficina de Consumo.
  8. Quienes realizan compras por internet disponen de un plazo de devolución de 14 días sin ningún coste, según recoge la normativa europea.
  9. Las organizaciones de consumidores aconsejan evitar adquirir bienes en una página web que no ofrezca los suficientes datos suficientes del producto, así como utilizar un sistema de pago seguro. La mejor opción es pagar con una tarjeta prepago, de crédito o Paypal
  10. Las compras impulsivas nunca fueron buenas: haz una lista de lo que necesitas. Piensa, medita… y de nuevo, compara.

¿Quieres mantenerte informad@ de estos temas y muchos más? Síguenos en las distintas redes sociales en las que estamos presentes: Facebook, Twitter, LinkedIn y Google+.

Fuente: OCU

Seguridad, noticias y promociones

El boletín sobre seguridad, consejos y mucho más

Puedes borrarte en cualquier momento con un sólo click