Las usamos a diario para acceder a la información almacenada en nuestros ordenadores, publicar contenido en nuestras redes sociales, leer los emails, entrar en nuestra banca online, incluso a la hora de acceder a nuestro sistema de alarma desde la app del móvil, etc.

Es fundamental que sean contraseñas robustas y que, por supuesto, luego las recordemos. No es una buena práctica utilizar la misma contraseña para acceder a distintos servicios, ya que si en algún momento tu contraseña se viera comprometida, el riesgo para tu información personal sería mucho mayor, puesto que no solo podrían acceder a uno de tus servicios sino a todos aquellos en los que utilizases la misma clave para acceder.

En este caso podrían publicar en nuestro nombre en las redes sociales, leer o escribir correos electrónicos, comprar en tu nombre en páginas en las que tengas un medio de pago asociado, etc.

Consejos

Contraseñas a prueba de hackers

La Agencia Española de Protección de Datos, junto con el Instituto Nacional de Ciberseguridad y la Oficina de Seguridad del Internauta, recomienda:

  • Elegir contraseñas fuertes o robustas de al menos 8 caracteres y compuesta por:
    • mayúsculas (A, B, C…)
    • minúsculas (a, b, c…)
    • números (1, 2, 3…)
    • y caracteres especiales ($, &, #…)
  • No utilizar contraseñas fáciles de adivinar como: “12345678”, “qwerty”, “aaaaa”, nombres de familiares, matrículas de vehículos, etc.
  • No compartir tus contraseñas. Si lo haces, dejará de ser secreta y estarás dando acceso a otras personas a tu privacidad.
  • No usar la misma contraseña en varios servicios.

Utilizar patrones para crear y recordar tus claves

  • Elige un símbolo especial: “&”.
  • Piensa una frase que no se te olvide nunca y quédate con sus iniciales: “En un lugar de la Mancha” -> “EuldlM”.
  • A continuación, selecciona un número: “2”.
  • Concatena todo lo anterior y tendrás una buena contraseña:

EJEMPLO: %Mvtqn6

  1. Símbolo especial: %
  2. Regla nemotécnica: “Más vale tarde que nunca”
  3. Número: 6

TRUCO: Si al patrón anterior, le añades un elemento diferenciador (por ejemplo, la inicial del sitio web, producto, aplicación, juego o servicio), ¡Tendrás una contraseña diferente para cada uno!

Si eres despistado acude a un gestor de contraseñas

¿Tienes muchas contraseñas y no eres capaz de recordarlas todas? Organiza todas tus claves a través de un gestor de contraseñas. Es un programa que te permite almacenar de forma segura tus claves de acceso a los diferentes servicios.

  • Solo necesitas recordar la clave de acceso al gestor de contraseñas, conocida como clave maestra, para consultar el resto de tus contraseñas.
  • Eso sí, si la olvidas no podrás consultar el resto, por tanto, memorízala bien en tu cabeza.

Por último, no cambiar tu contraseña de forma periódica es un error imperdonable.

¿Quieres mantenerte informad@ de estos temas y muchos más? Síguenos en las distintas redes sociales en las que estamos presentes: Facebook, Twitter, LinkedIn y Google+.

Seguridad, noticias y promociones

El boletín sobre seguridad, consejos y mucho más

Puedes borrarte en cualquier momento con un sólo click