Red Azul, el Plan Integral de Colaboración entre la Policía Nacional y la Seguridad Privada alerta de los modus operandi más insospechados que suelen llevarse a cabo en hurtos.

Todos tienen el mismo denominador común, se realizan aprovechando un descuido de la víctima, en general en zonas turísticas, comerciales y de masiva afluencia de personas.

Los autores pueden actuar en grupos o en solitario, siendo habitual la utilización de menores de edad. Cuando actúan en grupo existe un reparto claro de tareas, de forma que uno de ellos es el encargado de distraer al empleado mientras otro sustrae objetos o dinero de la caja, que va a entregar a un tercero que suele abandonar el establecimiento de forma rápida. Este tipo de delitos se producen en cualquier clase de comercio, siendo de los más frecuentes los de moda, joyerías o de tecnología.

Hurto mágico

El autor compra un producto de precio bajo en un comercio y lo paga con billetes de alto valor (100, 200 o 500), cuando el vendedor le devuelve el cambio es cuando empieza la acción y el autor comienza a generar confusión pidiendo que le devuelvan el billete que dio al principio pero sin devolver todo el cambio que le dio el comerciante, a quién ya ha conseguido despistar.

Mancha

Los autores provocan que la víctima, sobre todo turistas y personas de avanzada edad, se manche con cualquier líquido que derraman sobre ella en la calle y se ofrecen a ayudarle a limpiarse aprovechando el momento de confusión para sustraer los efectos de valor.

Cogotero

Los autores suelen vigilar a la víctima que acaba de sacar dinero en una sucursal bancaria o cajero automático. A partir de este momento se pueden producir varias situaciones: la más rápida es el golpeo físico para conseguir el dinero y los objetos de valor, en otras ocasiones el autor provoca un choque a la salida del banco para que otro de los autores ofrezca ayuda a la víctima de forma que, en la confusión, se le sustraigan efectos y el dinero sacado de la entidad bancaria.

A veces llegan incluso a seguir a la víctima hasta su domicilio de forma que se introducen con ella en el portal (incluso en su casa) momento que aprovechan para apropiarse de sus pertenencias.

Pinchazo

Cuando la víctima viaja en su vehículo, los autores le avisan que tiene una rueda pinchada aprovechando por ejemplo que se encuentra parada en un semáforo, o en cualquier otra circunstancia. Cuando sale de su vehículo, los autores aprovechan para robarle las pertenencias del interior del vehículo.

Siembra Moneda

Se produce en el momento en que la víctima está sacando dinero del cajero, se acerca un hombre o mujer y deja caer con disimulo alguna moneda para simular después que se le ha caído a la víctima, condicionándola a que ésta se agache para recogerlo creyendo que es suyo. En ese momento aprovechan para dar el cambiazo a la tarjeta bancaria y dejarle otra de las mismas características en su lugar.

Otras veces los autores se acercan tanto a la víctima en el momento de la operación en el cajero que llegan a observar el código PIN introducido de forma que pueden realizar posteriores reintegros.

Seguridad, noticias y promociones

El boletín sobre seguridad, consejos y mucho más

Puedes borrarte en cualquier momento con un sólo click