Los móviles no solo sirven para llamar, hoy en día tienen un sinfín de funciones más. Nos permiten comunicarnos con los demás mediante mensajes de texto o WhatsApp, hacer cálculos, escribir notas, programar nuestras agendas, hacer fotografías, navegar por internet, incluso controlar nuestro hogar o negocio a distancia.

Es una fuente de información valiosa por todos los datos que contiene, por lo que también es un objeto codiciado por los amigos de lo ajeno. Según un informe de ditrendia en 2016, el 87% de los dispositivos son smartphones y por lo tanto, objetivo de robo. Si el móvil está desbloqueado o el nivel de seguridad es ínfimo el ladrón podrá acceder a todo un historial de información.

Protege tu teléfono

Para prevenirnos ante un posible caso de robo o pérdida del móvil, la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) recomienda seguir las siguientes pautas:

  1. Tener el terminal en la mano solo cuando se esté utilizando.
  2. Llevar el dispositivo con nosotros, en algún bolsillo o lugar “seguro”.
  3. No dejarlo sobre mesas o mostradores y, por tanto, al alcance de terceros.
  4. Hay que prestar especial atención si llevamos el móvil en un bolso o maletín con el portátil ya que si nos roban estarían matando dos pájaros de un tiro.
  5. Instalar algún servicio o aplicación antirrobo en nuestro teléfono móvil tanto para Android como iOS que nos permita su localización física.

El otro gran inconveniente del robo o pérdida de un dispositivo móvil es la información. No solo es peligroso porque puedan acceder a los datos que guardamos en nuestros teléfonos sino al peligro de que dicha información pueda ser difundida.

Prevenir la pérdida de la información es relativamente fácil. En primer lugar, hay que tener copias de seguridad, almacenadas fuera del dispositivo.

Por otro lado, para prevenir el acceso al contenido y evitar la difusión de la información, la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) aconseja:

  1. Añadir un código PIN a tu tarjeta SIM.
  2. No eliminar las protecciones del sistema establecidos por el desarrollador o fabricante, hablamos de rooteo o Jailbreak.
  3. Activar un bloqueo de pantalla con el menor tiempo de espera posible, usar contraseña segura, mejor que un patrón o un PIN simple. Con iOS hemos de tener cuidado con la configuración del código de bloqueo.
  4. Cifrado de datos, tanto del móvil como de la tarjeta de almacenamiento si se tuviera.
  5. Instalar alguna aplicación o sistema de borrado remoto.

En caso de robo, ¿cómo actuar?

Si todas las medidas de prevención no han funcionado y se produce el robo, es aconsejable denunciar ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para que tomen las medidas que consideren oportunas. Mientras tanto prueba con los siguientes pasos:

  1. Bloquea el teléfono y activa el modo de teléfono perdido.
  2. Intenta llamar al teléfono extraviado.
  3. Utiliza el GPS para localizar el móvil.
  4. Borra los datos del dispositivo a distancia.
  5. Llama a tu operadora y bloquea el IMEI del terminal (si ya has perdido todas las esperanzas de recuperar el teléfono). Es importante mirar que tengas guardado en alguna parte el IMEI de tu teléfono. El IMEI es el identificador único que nuestro teléfono usa para registrarse en las antenas de telefonía móvil. Lo podemos conseguir del propio teléfono y de la caja en la que venía. Y es importante asegurarnos de que lo tenemos a mano en caso de robo, porque lo necesitaremos a la hora de denunciar la pérdida o robo.

¿Quieres mantenerte informad@ de estos temas y muchos más? Síguenos en las distintas redes sociales en las que estamos presentes: Facebook, Twitter, LinkedIn y Google+.

Seguridad, noticias y promociones

El boletín sobre seguridad, consejos y mucho más

Puedes borrarte en cualquier momento con un sólo click